jueves 8 de diciembre de 2022

Departamentos pequeños y convivencia canina

Departamentos pequeños y convivencia canina

Departamentos pequeños y convivencia canina

Vivir con su mascota en un departamento pequeño, garantizar su bienestar y llevar la paz con los vecinos es un reto que se puede lograr.

Criar un perro es un desafío constante, especialmente si vive en un ambiente pequeño. Aunque sea una tarea difícil, no es imposible, pues el principal reto es hacer que se adapte a la vida en un ambiente urbano. Debemos prepararlo para convivir en espacios pequeños, reglas hogareñas e incluso, para aprender a pasar períodos de tiempo solos, dependiendo de las posibilidades de cada familia.

Puede que, a simple vista, parezca una tarea tediosa lidiar con un tipo de educación específica para su mascota, pero recuerde que, con un poco de paciencia, amor y refuerzos positivos, podemos lograr que se adapten a cualquier tipo de ambiente. Es importante saber que antes de adoptar a un nuevo amigo, debe tener en cuenta diversidad de factores.

Por ello, a continuación, le compartimos algunos tips para que su can se adapte bien a la vida en un departamento, o a mejorar su relación con un espacio como este.

foto1

Arme una rutina fija para ir al baño. Es normal encontrar departamentos donde es difícil que su perro haga sus necesidades. Sin espacios como un patio o una terraza grande donde los animales de compañía puedan evacuar sus desechos, la mejor opción es llevarlos al parque más cercano.

Por otra parte, es poco viable vigilar a las mascotas cada minuto del día para adivinar cuándo quieren ir al baño. Por ello, es importante establecer horarios fijos para salir del edificio y hacer sus necesidades.

De esta manera, el perro no solo aprenderá que no debe hacerlo dentro de casa, sino que usted podrá predecir las necesidades de su mascota y evitará sorpresas desagradables. Solo recuerde siempre llevar una bolsita.

Los-paseos-diarios

Los paseos diarios son sagrados. Una de las principales razones por las que se debe llevar a pasear a diario a una mascota es para que hagan ejercicio. Por un lado, hacerlo se dificulta bastante si vive en espacios pequeños y por otro, las caminatas sirven también para fomentar su salud física y mental. Recuerde que mantener a un can activo no solo permite mantenerlo saludable, sino que evita problemas de salud futuros, causados por el sedentarismo.

Cuide-su-relación-con-los-vecinos

Cuide su relación con los vecinos. El entrenamiento canino puede servir para mucho más que lograr que la mascota haga trucos. También es una buena opción para establecer límites puertas adentro y mejorar la calidad de vida tanto del dueño, como de la mascota. Sin embargo, más allá de lo que pueda pasar puertas adentro, un perro bien entrenado va a tener mejores relaciones con las personas del edificio. Es más bien difícil evitar las interacciones de la mascota con los vecinos, por ello, es indispensable que el perro sea amigable, no solo con los seres humanos, sino también con otros animales de compañía.

foto3

Mantenga las áreas libres despejadas. Para vivir con una mascota, especialmente si es un cachorro, hay que tener en cuenta los objetos que tiene a su alcance para comer o morder. Por ejemplo, no debemos dejar cosas pequeñas como controles remotos, pinzas o esferos en lugares bajos donde los perros puedan alcanzarlos. Así se evitan problemas no solo de convivencia, sino también de salud del can.

Además, le recomendamos que las decoraciones del departamento sean funcionales. Es decir, trate de evitar la cerámica o el vidrio, ya que corren peligro de romperse. En su lugar, opte por materiales más resistentes.

foto2

Manténgalo limpio. Especialmente si el lugar de paseo favorito de su mascota es un parque. Es importante bañarlo al menos dos veces al mes, además de cepillar su cabello regularmente, ya que, de esta manera, se puede eliminar el pelo muerto y mantenerlo suave y brillante.

Establezca límites. Para un can, aprender a respetar los límites que le otorga, comienza por un entrenamiento básico. Saber seguir comandos como “sentado” o “acostado” puede ser un buen comienzo. Tras aprender comandos como estos, destinar ciertas partes del hogar para que la mascota tenga su espacio propio puede volverse una tarea sencilla.

Esto es importante ya que, si el canino conoce si puede o no subirse a los muebles o dónde es su área para alimentarse, la convivencia se volverá mucho más sencilla.

Recuerde que lo que un perro necesita, por sobre todas las cosas, es tener una buena conexión con su dueño y esto se logra con buenas interacciones y refuerzos positivos. Si comparte esto con su amigo peludo, todo lo demás será pan comido.

FOTOS Y TEXTO EN COLABORACIÓN CON ALKUPETS 

Comparte este artículo en:

Comentarios

Un comentario

  1. Hola, qué chevere que hagan un reportaje sobre la convivencia con los caninos, sin embargo, sería importante investigar la frecuencia de bañarlos, ya que los veterinarios recomiendan no antes de una vez al mes, porque baños tan seguidos pueden dañar su piel y generar problemas. Saludos.

Deje su respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *