miércoles 8 de febrero de 2023

La complejidad de la depresión

La complejidad de la depresión

La complejidad de la depresión

El 13 de enero es el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión, una situación cada vez más común en la sociedad, que se puede enfrentar con diagnóstico profesional y terapia oportuna.

El inicio de un nuevo año, que es un nuevo ciclo, implica una revisión de lo vivido y la proyección de ideas para el futuro. Sin embargo, no todo el mundo tiene la energía, el ánimo y la predisposición para mirar el presente y el futuro con alegría, entusiasmo o esperanza. Para muchas personas, alrededor del mundo, la tristeza es la tiránica compañera infaltable de la vida cotidiana.

En la entrega de este mes, abordaremos el tema de la tristeza y la depresión, las herramientas para poder aportar a comprenderlas mejor y, también, para reconocer si estamos iniciando un proceso de tristeza profunda en el que debamos recurrir a ayuda profesional.

Tristeza-y-depresión,-¿son-lo-mismo-

Tristeza y depresión, ¿son lo mismo?

Es tan común escuchar el término “depresión” que el sentido que esta palabra tiene ha ido diluyéndose y confundiéndose con el de tristeza. De hecho, las dos -depresión y tristeza- hablan de lo mismo: un profundo malestar que la persona puede estar viviendo por situaciones del pasado o el presente. 

Estar triste como resultado de algunos de los acontecimientos que se han vivido o se están viviendo habla de nuestra salud mental y de la capacidad y recursos que tenemos para enfrentar la vida con su incertidumbre y variaciones. 

La tristeza es una emoción humana básica, necesaria y útil, que nos protege y nos prepara para enfrentar los peligros del entorno. Nos invita a recogernos por un tiempo, a curar las heridas, a recargar las baterías y al autocuidado.

Sin embargo, cuando la tristeza adquiere un poder abusivo sobre la persona que la vive, invadiendo su mirada del mundo, oprimiendo su ser y tiranizando sus relaciones, extendiéndose en el tiempo y contagiando otros aspectos de la vida podemos hablar de “depresión”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que más de 50 millones de personas en América viven con depresión y esta es la principal causa de otros problemas de salud y discapacidad, además de ser la segunda causa de muerte entre los 15 y los 29 años, a nivel mundial.

¿De-dónde-viene-la-depresión-

¿De dónde viene la depresión?

Esta situación no surge de la nada o como resultado de la voluntad de las personas. Está, como mucho de lo que tiene que ver con la salud mental, en estrecha relación con el contexto en el que se desenvuelve, su mundo relacional y el impacto que determinados acontecimientos a lo largo de la vida han tenido, poniendo en juego los recursos propios para procesarlos y superarlos.

Sociedades con mayor inestabilidad laboral, precariedad económica, expuestas a acontecimientos humanos y naturales que ponen en riesgo a las personas. Son sociedades en los que los índices de depresión y ansiedad crecen. Personas expuestas a contextos familiares y sociales de violencia y abuso, sin oportunidades de acceso a salud, educación, cultura y deporte, son personas que están en situación de mayor vulnerabilidad y con mayor riesgo de caer en tristeza profunda y depresión.

Sin duda, la sociedad contemporánea es un contexto favorable para la tristeza: demandas constantes de éxito, modelos de familia y de personas que no encajan con la realidad cotidiana, la eterna juventud como paradigma ideal, la obligación de ser feliz o parecerlo, son terreno fértil para sumirse en una posición de severa autocrítica que paraliza y oprime.

La depresión es, entonces, un estado de tristeza constante y cada vez más profundo, en el que la persona (no importa la edad, el sexo, la situación socioeconómica o el nivel educativo), siente vacío y desesperanza profundos. La irritabilidad, enojo y frustración se combinan con la pérdida de interés por lo que sucede fuera de sí mismo y con la disminución constante del gusto y placer en relación a lo que antes lo motivaba e importaba.

Con el paso del tiempo y la profundización de la tristeza, también surgen síntomas físicos como falta de sueño, disminución de la concentración y cansancio constante, cambios en los hábitos alimenticios, enfermedades vinculadas con la baja de anticuerpos, dolores de cabeza y cuerpo, temblores, entre otros. 

Sin embargo, quizás lo que más se afecta en procesos de depresión y tristeza profunda son las relaciones con uno mismo y con las personas del entorno cercano: ideas y pensamientos negativos sobre sí mismo; sentimientos de inutilidad y culpa; pensar constantemente en el fracaso o los autorreproches son comunes. También el reclamo y queja constante a los demás, resentimiento, culpabilización y responsabilizar a otros de la situación propia son parte de los signos propios de la depresión.

La-depresión-afecta-a-la-persona-y-al-entorno

La depresión afecta a la persona y al entorno

La depresión no solamente afecta a quien la padece, sino que se convierte en un peso para todos los que viven en el contexto. Esta situación, que podría ser entendida como algo individual, se convierte en un proceso relacional en el que muchas veces, los otros miembros de familia y el contexto cercano promueven, profundizan y sostienen la tristeza.

Pensar -y decir-que de la depresión se sale con voluntad y con ganas y que es una cuestión de actitud frente a la vida, no es útil cuando se quiere apoyar a salir del proceso depresivo. Sin duda, es fundamental recibir una guía específica, de un profesional psicoterapeuta, tanto para la familia como para la persona que sufre de depresión. Una ayuda externa podrá construir procesos sostenidos que permitan comprender el contexto relacional, la situación y superarla, poco a poco.

Frente-a-la-depresión-no-podemos-solos

Frente a la depresión no podemos solos

Algunas de las cosas que podemos hacer para iniciar el camino de salida y transformación de la depresión son:

• Ejercitar el cuerpo. Una caminata de 15 a 30 minutos diarios puede ser un buen inicio para superar la tristeza. Salir al aire libre, mirar otras personas y al mismo tiempo ejercitarse, hace que la atención salga de los problemas personales y se diversifique. Además, la actividad física moviliza las “hormonas de la felicidad”: serotonina, dopamina, endorfina y encefalina.

• Alimentarse bien. Limitar los carbohidratos, comer frutas, verduras y tomar agua constantemente ayudan a movilizar la energía corporal y reducen el cansancio extremo. Evitar el ayuno, comiendo pequeñas porciones de fruta a lo largo del día, también es positivo para salir de la tristeza (y, a quien le guste el chocolate, comer buen chocolate, mientras más porcentaje de cacao, mejor).

• Expresarse. Darse el permiso de hablar, de llorar, de gritar o reír es un paso importante para salir de la tristeza profunda. Mucho de la depresión tiene que ver con el silencio autoimpuesto frente a lo que se vive como injusto o doloroso y buscar canales de expresión del dolor es positivo. Un entorno que esté dispuesto a escuchar -sin interrumpir ni dar consejos moralistas- y comprender ayuda en este proceso de expresar libre y abiertamente el dolor y la tristeza.

• Procesar el problema. Pensar en lo positivo de las cosas es parte importante de resignificar el dolor y la tristeza. Esto implica que el entorno familiar relacional también pueda apoyar en mirar las cosas “de otra manera” invitando a quien tiene depresión a mirar otras posibilidades y alternativas. Hacer el ejercicio consciente de mirar las cosas desde distintas perspectivas es algo que aprendemos desde niños y en lo que los padres tienen mucho protagonismo. Construir nuevos significados con las experiencias y con las relaciones.

• Acudir a un profesional. Solas/os no podemos. Ser consciente de las propias limitaciones puede ser la clave para iniciar un cambio, una transformación consistente. Si somos parte de la familia de una persona con tristeza o depresión tener claro que una ayuda externa puede ser la diferencia en favor de nuestro ser querido es importante. Construir redes de apoyo familiar, profesional, de amistades, es fundamental. Pedir ayuda, como familia, o como persona, para comprender y hacer lo necesario en favor de quien sufre tristeza profunda es un signo de amor y de responsabilidad.

avatar

Maritza Crespo Balderrama, M.A. y Diego Tapia Figueroa, Ph.D

Psicólogos Clínicos
098 706 2628
iryse.org

Comparte este artículo en:

Comentarios

20 comentarios

    1. Estimado Marco, que gusto saber que le interesó el articulo. Esperamos que siga navegando en la Maxi Online y comparta con sus conocidos los temas de interés.

    2. Gracias ,interesante información a veces desconocemos que nos pasa ,pero esto nos ayuda prevenir quizá en una decisión fatal. dice:

      Gracias! por darnos a conocer este tema importante me es de mucha ayuda.

      1. Estimad@ muchas gracias por su comentario. Nos alegra saber que el contenido de la Maxi online es de su interés. Le invitamos a navegar en las otras secciones de nuestra revista y compartir los temas de su interés.

  1. Yo sentí como es la Depresión, Ansiedad 😥 quiero ayudar a las personas con esta enfermedad mental ,y superarla 🤗

    1. Estimada Sonia muchas gracias por su comentario y su buena voluntad por ayudar al prójimo. Nos alegra saber que el contenido de la Maxi online es de su interés. Le invitamos a navegar en las otras secciones de nuestra revista y compartir los temas de su interés.

    1. Estimada Angela, que gusto saber que este artículo es de su agrado. Esperamos que siga navegando en la Maxi Online y comparta con sus conocidos los temas de interés.

    1. Estimada María, que gusto saber que este artículo es de su agrado. Esperamos que siga navegando en la Maxi Online y comparta con sus conocidos los temas de interés.

    1. Estimada Magdalena, que gusto saber que este artículo es de su agrado. Los hábitos sanos cotidianos poco a poco van sanando. Esperamos que siga navegando en la Maxi Online y comparta con sus conocidos los temas de interés.

    1. Estimada Jacqueline, que gusto saber que este artículo es de su agrado. Esperamos que siga navegando en la Maxi Online y comparta con sus conocidos los temas de interés.

    1. Estimada Nola muchas gracias por su comentario. Nos alegra saber que el contenido de la Maxi online es de su interés. Le invitamos a navegar en las otras secciones de nuestra revista y compartir los temas de su interés.

    1. Estimada Carmita muchas gracias por su comentario. Nos alegra saber que el contenido de la Maxi online es de su interés. Le invitamos a navegar en las otras secciones de nuestra revista y compartir los temas de su interés.

  2. Bueno la depresión es peor que un cáncer, la tortura del dolor inexplicable, ese dolor que embarga alma y cuerpo, Es la responsable de llevarse muchas vidas, algunas de las cuales jamás mostraron la más mínima sospecha de encontrarse tan enfermo @, Es una enfermedad causadas por diferentes traumas de la niñez, juventud o inclusive, las personas mayores caen en este vacío infinito de soledad e incomprensión,
    Son varias las substancias que deja de producir el organismo y algunas enfermedades las causantes de que la persona caiga en depresión a veces crónica y severa, y la familia debe comprender que uno no busco esa enfermedad, como no lo hace un paciente cardíaco, din embargo nunca faltarán las frases, ya pon de tu parte, o un ya me tienes harto, y así una infinidad de situaciones que surgen al entorno de un paciente con depresión, lo que se es que en algunos casos inclusive la depresión es orgánica y en otras inducida por el entorno en el que el paciente vive, yo creo que en cualquiera de los casos se debe buscar ayuda profesional, estar cerca de Dios y el apoyo familiar, aunque aveces esto puede ser lo más difícil de conseguir.
    Esperando que las personas que se encuentren atravesando esta enfermedad puedan salir adelante de la mano de Dios, un buen profesional, en muchos de los casos se requerirá de medicina, la misma que será recetada por un médico psiquiatra, y con el apoyo familiar creo que tendrá la esperanza de algún día sanar su psiquis y su corazón . Felicitaciones a quienes tuvieron la brillante idea de brindarle estas charlas y con ello la oportunidad de un mejor futuro a todas las personas que estén necesitando comprender, entender el porqué de su enfermedad y como intentar superarlas.

    1. Estimada Sandra muchas gracias por compartir su comentario sobre este tema tan delicado que afecta tantas personas. Nos alegra saber que el contenido de la Maxi online es de su interés. Le invitamos a navegar en las otras secciones de nuestra revista y compartir los temas de su interés.

Deje su respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *