miércoles 17 de julio de 2024

Mucho ojo con los suplementos nutricionales

Mucho ojo con los suplementos nutricionales

Mucho ojo con los suplementos nutricionales

Son útiles para complementar la alimentación en base a condiciones de salud específicas, pero hay que saber incorporarlos en la alimentación.

Los suplementos nutricionales son formulaciones químicas diseñadas para complementar una dieta balanceada. Vienen principalmente en dos presentaciones: en polvo y en versión líquida. No son necesarios para las personas con buena salud y una dieta equilibrada, pero pueden ser cruciales para quienes tienen condiciones específicas.



¿Por qué puedo necesitar suplementos?

Hay varias razones por las cuales su médico o nutricionista podría recomendarle suplementos nutricionales:

1. Recuperación postquirúrgica: Para promover la cicatrización, mantenimiento de masa muscular y reducir el riesgo de infecciones.

2. Reducción del apetito: Si está comiendo menos de lo habitual, mantener niveles adecuados de energía y apoyar el sistema inmunológico.

3. Problemas de malabsorción: Enfermedades crónicas que pueden interferir con la absorción de nutrientes: hierro o ciertas deficiencias como la vitamina D o calcio, entre otras.

4. Pérdida de peso involuntaria: Ha perdido peso sin intentarlo.

5. Deportistas y atletas: Para mejorar el rendimiento, y asegurar niveles óptimos de energía y resistencia. 

6. Adultos mayores: Para mantener la densidad ósea y prevenir la osteoporosis, así como suplir deficiencias comunes por la edad.



Duración del tratamiento

La duración del uso de suplementos varía según su condición de salud:

● Corto plazo: 2-3 meses, ideal para recuperaciones temporales.

● Largo plazo: Para condiciones crónicas, el tratamiento puede extenderse según sea necesario.

Su médico o nutricionista evaluará su progreso y determinará la duración adecuada del uso de suplementos.



¿Cómo y cuándo tomar suplementos?

Para obtener los mejores resultados, siga estas recomendaciones:

1. Entre comidas: Tomar el suplemento entre comidas o antes de dormir para evitar que se sienta lleno antes de las comidas principales y evitar la interacción de algún medicamento con el suplemento. 

2. Mejora de la adherencia: Es más fácil recordar tomar suplementos si se hace junto con una rutina establecida como una comida regular. 

3. Varíe su uso: Use el polvo para preparar postres, bebidas calientes o añádalo a su avena/ batido para el desayuno para evitar la monotonía.

4. La porción: Si es en polvo el suplemento nutricional, tiene que ir preparado como dice la indicación y aprovechar sus beneficios.

5. Preparación anticipada: Puede preparar el suplemento con antelación y refrigerarlo. El sabor suele mejorar cuando está frío, pero no lo deje más de 24 horas en el refrigerador para evitar que se dañe. Deséchelo correctamente después de las 24 horas.

6. Consúmalo a pequeños bocados y despacio: Tomar suplementos muy rápido puede ocasionar posibles efectos secundarios como diarrea o distensión abdominal, por lo que lo más aconsejable es que sea lo más pausado posible hasta que el cuerpo lo tolere adecuadamente.



Consejos para una nutrición óptima

1. Alimentación balanceada: Mantenga una dieta variada y suficiente. No reemplace comidas completas con suplementos.

2. Porciones adecuadas: Si no tiene apetito, reduzca las porciones o consuma snacks pequeños y nutritivos.

3. Evaluación continua: Su progreso debe ser monitoreado regularmente por un profesional de la salud para ajustar el uso de suplementos según sea necesario y recibir una consejería personalizada.

Conozca más sobre los suplementos nutricionales que le ofrecemos EN LA PERCHA. Haga click aquí. 

Comparte este artículo en:

Comentarios

Deje su respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *