lunes 15 de abril de 2024

Mostaza y tomate, aliados contra el cáncer 

Mostaza y tomate, aliados contra el cáncer 

Mostaza y tomate, aliados contra el cáncer 

Descubra cómo estos dos ingredientes comunes, con poderosas propiedades anticancerígenas, benefician su salud.

En la búsqueda constante de maneras de proteger nuestra salud, a menudo buscamos súper alimentos que puedan proporcionar beneficios adicionales. Dos ingredientes comunes en nuestras cocinas, la mostaza y el tomate, no solo aportan sabor a nuestros platos, sino que también han demostrado tener propiedades anticancerígenas notables.



Los beneficios de la mostaza

La mostaza, más conocida como un condimento, tiene un perfil nutricional impresionante que incluye la glucofaranina, un compuesto que se encuentra en la planta de mostaza. Esta sustancia activa el sulforafano, un compuesto que se encuentra en vegetales crucíferos y con propiedades anticancerígenas demostradas. 

El sulforafano ha demostrado ser particularmente efectivo en la prevención del cáncer de colon, inhibiendo el crecimiento de células cancerosas y activando enzimas que ayudan en la desintoxicación del cuerpo. Una pizca de mostaza en sus ensaladas es suficiente para activar el componente anticancerígeno de sus vegetales crucíferos, como el brócoli o las coles de bruselas. 



Su aliado el tomate

El tomate, un ingrediente esencial en muchas cocinas del mundo, es conocido por su contenido de licopeno, el pigmento que le da su característico color rojo. Este compuesto ha sido objeto de numerosos estudios debido a su capacidad para combatir el cáncer. 

El licopeno, además, actúa como un poderoso antioxidante que puede neutralizar los radicales libres y prevenir daños celulares. Es importante notar que el licopeno en el tomate se absorbe mejor cuando se cocina, se exprime y al ser mezclado con aceite o alimentos ricos en grasa, como las nueces o el aguacate.



¿Qué dice la ciencia en la actualidad?

La mostaza negra contiene compuestos bioactivos como los isotiocianatos, que han mostrado tener propiedades anticancerígenas. Un estudio reciente llamado “Cruciferous Vegetables and Their Bioactive Metabolites: from Prevention to Novel Therapies of Colorectal Cancer”publicado en la revista Nutrients, en 2022, encontró que el sulforafano de la mostaza puede ayudar a suprimir el crecimiento de células de cáncer de colon al inhibir ciertos mecanismos moleculares involucrados en la proliferación celular tumoral. Este hallazgo sugiere que incluir mostaza en la alimentación diaria podría tener beneficios potenciales en la prevención del cáncer de colon.

Por otro lado, el estudio “The Anti-Cancer Activity of Lycopene: A Systematic Review of Human and Animal Studies”, publicado en la revista Cancer Prevention Research, en 2022, reveló que el licopeno presente en los tomates podría inhibir la angiogénesis, el proceso mediante el cual los tumores desarrollan nuevos vasos sanguíneos para obtener nutrientes y oxígeno. Al inhibir este proceso, el licopeno podría ayudar a frenar el crecimiento y la propagación de los tumores, lo que sugiere un nuevo mecanismo por el cual el consumo de tomates podría contribuir a la prevención del cáncer.

Existen alimentos que no solo satisfacen nuestro paladar, sino que también protegen nuestra salud de diversas maneras. La mostaza y el tomate son solo dos ejemplos de cómo los ingredientes cotidianos pueden tener efectos sorprendentes en la prevención del cáncer. Al incorporar estos a diario, podemos aprovechar sus propiedades anticancerígenas y tomar medidas proactivas para proteger nuestra salud a largo plazo.

Conozca más sobre y la mostaza y el tomate en todas sus versiones haciendo click aquí

Comparte este artículo en:

[social-share]

Comentarios

Deje su respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *