jueves 30 de junio de 2022

Las finanzas y la pareja

Las finanzas y la pareja

Las finanzas y la pareja

Es un aspecto fundamental de la convivencia, del que se tiene que hablar para evitar conflictos serios, que pueden llegar a perjudicar la relación.

La vida en pareja demanda prestar atención a cinco temas importantes: valores fundamentales para los hijos, proyectos personales, vida sexual, relación con las familias de origen y manejo del dinero. Según estudios realizados por la Asociación Americana de Psicología, las finanzas es uno de los aspectos que generan más conflictos, sin importar el momento de la relación ni la edad de los involucrados.

partamos-diciendo

Lo tuyo es mío y lo mío… ¡es mío!

Hace algún tiempo, Andrea, una joven de 28 años, nos comentó en terapia que no sabe cómo mantener su matrimonio unido después de apenas tres años. El tema central de las discusiones, que han ido escalando en los últimos meses, es el manejo del dinero que hace su esposo. Él trabaja en una empresa y recibe un salario mensual. Andrea, por su parte, es una joven empresaria que lleva adelante su negocio con esfuerzo, pero que ha logrado cierta estabilidad económica, que le permite un ingreso mayor para la pareja. No tienen hijos todavía, aunque se están planteando la posibilidad de tenerlos.

La preocupación central está en que el salario que su esposo recibe es utilizado para lo que él requiere de manera personal y, al mismo tiempo, el dinero que ella logra obtener mensualmente se reparte en los gastos que permiten mantener el departamento, alimentación, servicios y el pago de deudas que han adquirido en común, sobre todo, la compra de un automóvil que maneja él.

En este contexto, ¿cómo abordar el tema del dinero en la pareja y llegar a acuerdos que sean equitativos para los dos?

Partamos diciendo que, en pareja, no debería haber temas tabúes y que hablar sobre cómo se organizarán las finanzas es indispensable, tanto antes de la consecución de la pareja y durante todo el tiempo que esta se mantenga. Los acuerdos no son inamovibles y, conforme las circunstancias familiares cambien (nacimiento de hijos, cambio de las fuentes de ingreso, adquisición de deudas, etc.) los acuerdos pueden revisarse y cambiar.

Reconocer que en una pareja cada uno debe aportar, según sus posibilidades y circunstancias, a la estabilidad económica es básico y un acuerdo que debería concretarse es definir si compartirán los gastos y cómo hacerlo. Quién asume qué gastos de la pareja debe quedar claro desde el principio. Por ejemplo, Andrea (que tiene más ingresos), asumirá el pago de la deuda y la alimentación, mientras que su esposo cubrirá los servicios básicos y el mantenimiento del vehículo.

También es importante tener en cuenta que es saludable destinar dinero, equitativamente, para los gastos de cada uno, de esta manera nadie se siente perjudicado.

fondo-comun

Fondo común vs. cuentas separadas

Juan y Natalia están en consulta para llegar a acuerdos sobre cómo manejar el tema del dinero de la pareja. Llevan más de ocho años de casados y lo que al principio resultaba fácil decidir, ahora se ha vuelto una pelea constante. Tienen dos hijos en el colegio y fuentes de ingreso estables. Mientras estaban solos o sus hijos eran pequeños, pudieron manejar la economía bastante bien, destinando los recursos según las necesidades. Sin embargo, ahora se complica todo cuando hay que priorizar gastos de educación y salud de los niños, frente a otras situaciones menos urgentes.

Un tema que solemos poner sobre la mesa, cuando hablamos del dinero en la pareja, es la importancia de tener claros los gastos y los ingresos. No se necesita ser economista para esto, solamente conversar, con lápiz y papel en mano, para organizar un presupuesto básico mensual y definir quién pagará qué cosa o si habrá un fondo común. En esta charla, el principal componente es la transparencia y la confianza, es decir, que los dos manejen la información económica del otro y haya total honestidad y claridad. Son un equipo que construye bienestar común.

El llevar una cuenta conjunta o fondo común requiere un constante diálogo para tener las cuentas saludables, estar de acuerdo en los límites del gasto, en qué se invierte y hasta cuándo se pueden endeudar. Esta política puede ser beneficiosa porque permite que haya mejor control y entre dos, los compromisos económicos se hacen menos demandantes y estresantes. 

Por otro lado, llevar cuentas separadas, requiere, también, claridad y generosidad. Entender que ambos son responsables del bienestar familiar y que la pareja es un proyecto conjunto del que los dos forman parte y que eso permite estabilidad para los hijos. Llevar cuentas separadas, además, implica tener presente el sentido de justicia y equitatividad en los gastos y una clara definición de qué aporta quién, cuándo y cómo lo hace. Ser pareja es una sociedad con objetivos comunes, que debe necesariamente tener un significado de ética relacional para los dos integrantes.

Los errores más comunes en el manejo financiero

Solemos tener, en nuestra consulta, parejas que preguntan cómo evitar los conflictos que surgen por visiones y estilos diferentes o hábitos distintos sobre el manejo del dinero. En ese sentido, es bueno saber qué formas de actuar o pensar pueden ser la causa de rupturas y problemas en el vínculo relacional para, en la medida de lo posible, evitarlas:

no-conocer-a-su-pareja

1-. No conocer a su pareja. En todo sentido es fundamental conocer cómo es su pareja, sus gustos y preferencias y lo que, por supuesto, le molesta o va contra sus principios y valores. Un tema fundamental y que a veces se deja de lado, es tener claro lo que el dinero significa para cada uno (si es muy importante, si le gusta el ahorro o gasta con ligereza o irresponsabilidad). Esto permitirá mayor comprensión y simpatía al momento de llegar a acuerdos.

dinero-tema-tabu

2-. El dinero como tema tabú. No se trata de hablar constantemente de esto, pero si darle espacio al diálogo sobre la situación financiera cada cierto tiempo y, sobre todo, cuando es preciso tomar decisiones que tendrán impacto en ella (iniciar estudios o comprar bienes, por ejemplo). Es recomendable mantener el diálogo en momentos en que no haya habido discusión por otro tema y en un ambiente relajado para evitar tensiones. Adicionalmente, es fundamental construir confianza en la pareja (no solo para hablar de dinero) y esto se sostiene en la transparencia con respecto al manejo individual de las finanzas, deudas y la situación en general. Ocultar información o darla a medias crea fisuras que son irreparables, según hemos constatado en nuestra consulta terapéutica.

division-de-gastos-inequitativa

3-. División de gastos inequitativa. En nuestro contexto las mujeres todavía ganan menos que los varones y decidir que los dos aporten el mismo monto económico puede ser vivido como una injusticia. Lo mejor es aportar, cada uno, de acuerdo a sus posibilidades y, en el caso de que los dos tengan ingresos, que haya un aporte de cada uno (tampoco es justo que, si los dos reciben un sueldo, que solo uno sostenga el hogar).

monopolio-en-el-manejo-del-dinero

4-. Monopolio en el manejo del dinero. Manejar el dinero de la pareja es una responsabilidad grande, por ello no debería recaer en uno solo de los dos. Un acercamiento a la educación financiera (la utilización de apps, por ejemplo) puede ayudar, a quien tiene menos “habilidades” para las finanzas, a aprender. Solo quien conoce puede aportar al momento de decidir en qué invertir o cómo ahorrar.

Algo que la experiencia nos enseña es que no hay que vivir por encima de las propias posibilidades económicas, para generar una vida con paz, alegría y libertad. El manejo pactado, ético y responsable del dinero dentro de la construcción del proyecto de vida común, hace la diferencia, entre las parejas que experimentan resentimientos, sensaciones permanentes de injusticia y decepción, y las que se realizan juntas, construyendo un bienestar presente y futuro, protagonizado en condiciones de igualdad y libertad.

Maritza Crespo Balderrama, M.A. y Diego Tapia Figueroa

Ph.D. Psicólogos Clínicos
098 706 2628

Comparte este artículo en:

Comentarios

2 comentarios

    1. Estimada Viviana muchas gracias por su comentario. Nos alegra saber que el contenido de la Maxi online es de su interés. Le invitamos a navegar en las otras secciones de nuestra revista y compartir los temas de su interés.

Deje su respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.