Skip to main content

Es importante tomar en cuenta algunos aspectos para que la llegada del nuevo miembro sea llena de alegrías.

Revista Maxi - VidaLa llegada de un bebé a la familia marca un momento importante. Remueve las dinámicas familiares. A partir del conocimiento de su llegada, nada será igual y las acciones que tomen los padres, sobre todo durante el primer año, influirán en el resto de su vida.

EL MUNDO SE CONOCE A TRAVÉS DE LOS PADRES

Un bebé recién nacido depende de las personas que lo cuidan. Además de necesitar a sus padres para suplir sus requerimientos básicos, también depende de ellos para descubrir sobre su lugar en la familia, sus necesidades psíquicas y emocionales. Desde el día de su nacimiento, aquello que se le diga, lo que se hable de él o en su presencia, irá marcando su desarrollo emocional, su personalidad y la manera en la que actúa en su entorno.

Por ejemplo, frases como: ‘te comportas igual a tu madre/padre’, ‘eres malcriado’ o ‘te amamos y puedes lograrlo’, marcarán su vida posterior. Los padres son el primer referente que tenemos y sin duda, el más importante. El bebé aprenderá cómo es el mundo, a través de las palabras y experiencias que construya con sus padres. La manera en la que enfrente las situaciones que se le presenten más adelante dependerán de lo que se le enseñe desde su nacimiento.

LA IMPORTANCIA DE LOS LAZOS AFECTIVOS

El vínculo afectivo que se genera en los primeros años de vida entre el bebé y las personas cercanas a él, son el referente para la relación que tendrá con su entorno y cómo percibirá las relaciones con los demás.

Los lazos afectivos que se demuestran de manera constante proporcionan seguridad a los niños. Ellos exploran con independencia, pero con la seguridad de que las personas cercanas están ahí para protegerlos, se sienten valorados e importantes. Serán adultos seguros de sí mismos, interactuarán de forma saludable con los demás y no tendrán miedo de estar solos.

Cuando los padres algunas veces demuestran amor, pero otras veces son fríos, distantes o poco interesados, es muy posible que los niños generen una sensación de inseguridad, que los llevará a buscar la aprobación constante de sus seres queridos. Estarán pendientes de que los padres no les abandonen, por lo que no tolerarán alejarse de ellos. En la vida adulta, interactuarán con los demás con la sensación de que no los quieren lo suficiente y pueden llegar a tener relaciones dependientes.

Cuando no se desarrollan lazos afectivos, los niños asumen que no pueden contar con los adultos y crecen sintiéndose poco valorados. De adultos les costará entender las emociones de los demás y tendrán dificultades para relacionarse o intimar con otras personas. Además, podrán ser niños agresivos, ya que nadie les ha explicado cómo manejar sus emociones y lo demuestran con conductas explosivas y dificultad para entenderse con los adultos.

RELACIÓN DE PAREJA NO ES LO MISMO QUE RELACIÓN DE PADRES

Desde antes del nacimiento y durante el desarrollo de sus hijos, los padres deben ponerse de acuerdo en la manera que desean guiarlos. Acordar en pareja sobre temas como reglas y límites, creencias religiosas y modos de ver el mundo, evitará que se generen disputas al momento de decidir qué inculcar en los niños.

Es muy importante saber que las disputas de pareja no deben involucrar a los niños. Ponerlos en situación de elegir a quién quieren más o quién tiene la razón, puede generarles mucha ansiedad y ponerlos en una situación que les es complicada de manejar, ya que necesitan tener una buena relación con ambos.

Revista Maxi - VidaPADRE Y MADRE SON IGUAL DE IMPORTANTES PARA EL DESARROLLO

Históricamente se ha delegado el cuidado de los niños a las madres, las cuales representan la primera persona con la que tienen un lazo emocional. Pero para los niños, sentirse amados y respaldados también por sus padres será lo que les permitirá crecer con una sensación de seguridad, de protección e independencia.

‘DARLE TODO’ NO IMPLICA OBJETOS MATERIALES

Muchos se plantean la idea de “dar a sus hijos todo lo que no tuvieron”, pero si esto se refiere a pasar muchas horas trabajando y poco tiempo con ellos, es momento de revaluar la frase popular. Para un bebé en desarrollo es mucho más importante crecer con sus seres queridos cerca, que rodeado de juguetes y cosas.

UN BEBÉ CAMBIA TODO

Con la llegada del bebé, llegan muchas alegrías, nuevas experiencias y sueños cumplidos. Pero antes de su llegada, los padres deben saber que además tendrán noches sin dormir, preocupaciones, situaciones impredecibles y saber que en ocasiones uno mismo ya no es lo más importante, sino que hay alguien más que depende de usted y ahora es prioridad. Los bebés exigen atención, tiempo y dedicación de ambos padres, pero cuando lo vea crecer, sabrá que el esfuerzo valió la pena.

CADA BEBÉ TIENE SU TIEMPO

Los libros, los médicos, los familiares y un sinnúmero de personas dicen a los nuevos padres a qué edad el bebé debe empezar cada ciclo, como a hablar o caminar. Pero se debe tomar en cuenta que cada persona es un mundo que se desarrolla distinto, dentro de su propia historia y de los registros familiares a los que pertenece.

Si su bebé desarrolla habilidades, antes o después que los demás, no se preocupe. Cada uno tiene su tiempo y restarle importancia a esto hará que tanto usted como su bebé dejen de estar presionados. No es una carrera. Es mejor aprender, disfrutar de las facilidades y dificultades que este camino le propone a cada uno, padres, madres, hijos y la familia.

Logo Maxionline¿Ya viste nuestra sección de Bienestar?

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: