Conocer las cualidades del pelo de su mejor amigo le permitirá cuidarlo correctamente.

Es su rasgo más distintivo, que los abriga, protege contra agentes externos y hasta influye en su personalidad. El pelaje de su compañero canino requiere atención específica, según sus características. Su cuidado puede ser bastante sencillo o más complejo. Le presentamos los tipos más comunes y cómo mantener suave, sedoso y brillante a cada uno.

PELAJE LARGO

Es el pelaje del Maltés, Terrier, Collie y Cocker Spaniel, entre otros. Es naturalmente sedoso y crece rápidamente. Su textura puede variar entre razas, pero una cepillada diaria para evitar enredos es fundamental.

PELAJE DURO

Es común en perros como el Schnauzer, West Highland Terrier o el Dachshund. Es un pelaje más grueso y áspero, que requiere un cepillado diario y se aconseja lavarlo cada tres
o cuatro semanas con shampoo sin aceites.

PELAJE CORTO

El Bóxer, Basset Hound, Pinscher o Pit Bull son algunos de los perros que cuentan con
este tipo de pelaje. Es bastante fácil de cuidar, con baños cada mes y medio y utilizando cepillos blandos, al menos una vez por semana.

PELAJE LANOSO RIZADO

Típico del Caniche, French Poodle o el Bichón Frisé. Es un pelaje grueso y voluminoso. Su particularidad es que crece rápidamente, por lo que hay que cortarlo a menudo (cada 20 días) y bañarlo cada tres semanas con shampoo humectante.

Ofrecerles el alimento de acuerdo a su edad y tamaño es importante para conservar su pelaje saludable

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: