fbpx

La gastritis se ha convertido en una enfermedad particular la cual, muchas veces, pasa desapercibida, ocasionando problemas a largo plazo.

Por: Marina Vargas, Nutricionista Clínica/ consulta privada al 099 566 6807

La gastritis no es más que una inflamación del revestimiento que tiene el estómago. Esta condición, usualmente, se manifiesta con dolor en la parte abdominal superior, náuseas, reflujo e inconvenientes como la falta de apetito. Si una persona que padece de gastritis no inicia con un plan nutricional especial de forma oportuna, su cuadro clínico podría empeorar con el tiempo. Esto acarrea problemas más graves, como hemorragias.

Causas

Son varios los factores que originan esta enfermedad, algunos prevenibles y otros genéticos. Los más comunes incluyen:

– Trastornos autoinmunes
– Problemas genéticos
– Tabaquismo y abuso de alcohol
– Infecciones alimenticias
– Abuso de comidas con exceso de grasa, copiosas o picantes
– Consumo continuo de medicamentos antiinflamatorios como la aspirina o el ibuprofeno.
– Estrés y ansiedad
– Infecciones virales
– Infección del estómago con Helicobacter pylori

Para tener en cuenta

Es importante comprender que los síntomas son bastante tratables y que esta enfermedad se puede prevenir en la mayoría de los casos. Aunque una alimentación adecuada es la mejor forma de hacerle frente, esta no se debe limitar a una dieta totalmente estricta. El propósito debe ser mejorar de manera progresiva los hábitos, hasta tener un buen régimen de alimentación.

Los síntomas como ardor y dolor en el estómago se producen debido a que, en adición a la inflamación estomacal, se producen ácidos gástricos causados por una alimentación carente de opciones saludables. Por ello, se recomienda que la alimentación sea de cuatro a cinco veces al día y no estar más de tres horas sin ingerir alimentos. Hay que evitar las opciones altas en grasas o muy condimentadas, las cuales harán que la digestión sea mas lenta y pesada. Por ende, el estómago trabajará más.

Asimismo, es importante restringir los cítricos y optar por lo natural. Comer lento y pausado es otra recomendación nutricional. Si se lo hace de manera muy rápida, no se logrará una correcta digestión y esto puede provocar más síntomas.

Después de las comidas, hay que evitar acostarse. Lo ideal es realizar una caminata de al menos 30 minutos. Si se padece de gastritis, el tabaco, el alcohol y la cafeína deben estar totalmente restringidos. Al consumirlos se intensificarán las afecciones.

Por otro lado, si hay estrés o ansiedad, se recomienda hacer ejercicio o fomentar las terapias relajantes, como el yoga y la meditación.

Si los síntomas son severos, lo ideal es reducir el trabajo del estómago. Se recomienda consumir alimentos preparados al horno, hervidos, al jugo o con salsas bajas en grasas. La temperatura de los alimentos que se ingiere, si es muy caliente o frío, hará que se potencialice la irritación del estómago. En adición a esto, hay que priorizar la ingesta de agua y el consumo de frutas y verduras (al menos cinco al día). Son hábitos que mejoran la digestión.

Remedios naturales para suavizar la gastritis

Sábila. Se recomienda mezclar de una a dos cucharadas de sábila en los jugos todos los días por, al menos, 15 días. De ser posible evite aumentar el exceso de azúcar refinada. Es preferible endulzar con panela, miel o edulcorantes.

sábila

Hierbas aromáticas. Las infusiones de manzanilla, toronjil o hierbaluisa tienen un gran poder desinflamante. Ayudarán a mejorar los síntomas que produce la gastritis.

hierbas-aromaticas

Jugo de papa. Se recomienda beber el zumo de una papa licuada y cernida en ayunas, durante nueve días. Hacerlo alivia los síntomas de la gastritis.

jugo de papa

Un menú saludable para pacientes con gastritis

DESAYUNO

Jugo de guanábana con una cucharada de sábila
Pancakes de avena con miel de abeja
1 taza de manzana y melón picado
1 huevo duro o tibio

MEDIA MAÑANA (tres horas después del desayuno)

1 taza de fruta picada
1 infusión de manzanilla

ALMUERZO (dos horas después del refrigerio)

Crema de verduras con queso rallado
Pechuga de pollo al horno
Quinua cocida con arroz
Ensalada de vainitas y zanahoria
Jugo de guayaba

MEDIA TARDE (tres horas después del almuerzo)

Una rodaja de queso o una porción de frutos secos
Jugo de tomate de árbol con una cucharada de sábila

MERIENDA (dos horas después del refrigerio)

Sánduche de queso bajo en grasa
Agua aromática de hierbaluisa

La gastritis es totalmente tratable, siempre y cuando se tenga una buena guía nutricional.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: