La empresa dio un giro a un ítem de consumo habitual, mejorando su presentación y simplificando su uso.

Jugofácil, un emprendimiento que crece sostenidamente

En 2011 Rossy Mejía y su madre tuvieron la visión de emprender un negocio de elaboración de pulpas naturales, con el objetivo de ofrecer un producto de mayor calidad con respecto a las alternativas disponibles en el mercado en ese entonces y posicionarlo local e internacionalmente.
Inicialmente, se decidieron por la comercialización de las variedades de mora y piña, pues estaban seguras de que iban a contar con acceso permanente a la materia prima. De esta manera, nació Barments Frozen Food (Jugofácil). “Optamos por pulpa de frutas porque queríamos dar a conocer la variedad con la que cuenta el país y sacar provecho de ello. Es una línea amigable porque nos permite ser versátiles en las aplicaciones: pueden ser utilizadas para una mascarilla facial como para una comida exquisita”, explica Rossy, Gerente General.
Sin embargo, casi de inmediato, se dieron cuenta de los grandes desafíos que conlleva crear un emprendimiento: certificaciones, capital, logística, almacenamiento, provisión y penetración del mercado. No obstante, descubrieron que a le gente le agradaba la calidad del producto.
Realizaron un estudio de mercado que les permitió establecer ciertos parámetros del comportamiento del consumidor. “Modificamos nuestro empaque para ofrecer la pulpa empacada en cubos individualizados, junto con información nutricional del producto, porque nos dimos cuenta que al cliente no le gustaba cortar la pulpa para prepararla y pensaba que se trataba de un alimento procesado, el cual perdía sus características nutricionales. Esta información fue añadida a cada uno de los envases”.
Desde entonces, sus ventas han crecido exponencialmente. El emprendimiento ahora comercializa 10 sabores de pulpas. Se encuentran en constante innovación (como, por ejemplo, ofrecer la pulpa de guanábana y mora en el mismo empaque, o la de piña y coco, para hacer piñas coladas) y en una búsqueda permanente de nuevos nichos en el mercado en el que pueden incursionar, como la comida gourmet, el segmento de deportistas o consumidores que deben mantener una dieta estricta.

Grandes asesores

Jugo-facil
Si bien Jugofácil logró ingresar a las perchas de los supermercados de Corporación Favorita en 2011, cuando se percataron de la existencia de la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación (AEI) en las redes sociales e ingresaron a su red de emprendedores, todo cambió.

Al ser parte de la alianza, la empresa tuvo acceso a charlas, mentorías y un alcance comercial que mejoró notablemente. “Cuando hicimos el cambio de empaque, por ejemplo, bajaron las ventas inicialmente y no sabíamos lo que pasaba. Contratamos entonces una consultoría con el especialista en este tema a través de la AEI. En nuestro esfuerzo para exportar, participamos también en una convocatoria para comercializar nuestros productos en Panamá. Monitorearon todo el desarrollo de la postulación y ahora estamos completando trámites para iniciar la venta a ese mercado”.
La mejora en su desempeño también se puede evidenciar en el mayor alcance que el producto tiene dentro de los locales de la Corporación. Ahora, se vende en los formatos Supermaxi, Megamaxi y Gran Akí, a nivel nacional.

Apostándole a la responsabilidad social

De momento, la empresa emplea a seis personas, entre ellas mujeres que son cabeza del hogar. “Crear fuentes de trabajo es la parte que hace humano al proyecto. Si este no aporta a la sociedad tampoco va a aportar a nuestra vida privada. Es muy satisfactorio para mí trabajar con estas mujeres, es increíble cómo superan los retos y cómo salen adelante las familias. Nos enriquece y es una motivación para salir adelante”.
Además, en años recientes, el emprendimiento ha hecho un esfuerzo consciente para mejorar su producción y hacer que sea más ecológica. Las cajas de cartón que usan tienen la certificación FSC, que avala que están elaboradas con material procedente de bosques renovables.
Asimismo, el empaque del producto es PET, un material 100% reciclable y están intentado migrarlo hacia uno que sea biodegradable. “Intentamos reducir nuestros desechos, pero los que sí generamos, como las semillas y fibras de frutas que salen del proceso productivo, se los lleva una empresa para utilizarlos en la alimentación de cerdos”.

maxionline Siga con más con ¨ Waykana y el poder ancestral de la Guayusa ¨

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: