Skip to main content

Esta nueva e inesperada rutina obliga a los padres a buscar herramientas para acompañar a sus hijos en el estudio.

Por: Natalia Rivera, educadora de padres y maestros, certificada por la Positive Discipline Association. Autora del blog de educación en familia: www.ConTusGuaguas.com

El trabajo escolar en casa puede producir tensión en la familia, pues la dinámica del hogar es diferente a la de la escuela. La adaptación a esta nueva realidad es compleja. Tenga en cuenta estos aspectos para facilitar la convivencia entre los miembros y sacarle el mayor provecho a cada día.

Consejos para manejar la convivencia

• Demuestre su amor incondicional. Que sus hijos sepan que son más importantes que sus tareas o calificaciones.

• No use premios o castigos. Que realicen las tareas por su utilidad, no por obligación. Asimismo, no compare a sus hijos. Cada uno tiene su ritmo y estilo de aprender.

• Mantenga comunicación con los docentes. Comparta preocupaciones y ofrezca sus aportes. Ayude a desarrollar el sentido de responsabilidad en sus hijos. No haga las tareas por ellos.

• Los hermanos mayores podrían apoyar a los menores como mentores. Trabajar juntos puede fortalecer sus vínculos.

• Sea flexible y acompañe a sus hijos. Haga del aprendizaje una experiencia agradable. Se sorprenderá de cuanta motivación puede generar con una actitud entusiasta y positiva.

Para los más grandes

Revista-Maxi---aprendiendo-en-el-hogar

Los niños del nivel medio (de quinto a séptimo de básica), realizan tareas escolares por un tiempo mayor. Alrededor de cuarenta minutos, repartidos en dos o tres sesiones, y si es necesario, con acompañamiento de papá o mamá.

Con los chicos del nivel superior, que están por concluir su formación académica inicial, establezca acuerdos. Reúnase con su hija o hijo, y de forma amigable, comparta su sentimiento respecto del tema. Juntos realicen una lluvia de ideas. Pida que las propuestas sean respetuosas, razonables y útiles. Escuche con atención y no juzgue. Anoten las ideas que han acordado, relativas al tiempo de trabajo y horarios. Firmen el acuerdo y exhíbalo en un lugar central de la casa. Usted, como adulto, estará atento para que el acuerdo se cumpla. Así, ya no se trata de obedecer a papá o mamá, sino de cumplir el tratado al que llegaron.

Con esto se evitan conflictos innecesarios. Evalúen la situación en una semana y decidan si se requiere realizar uno o varios ajustes. Este enfoque es valioso porque facilita el cumplimiento de las tareas y, además, permite que los chicos practiquen destrezas para la vida, como la responsabilidad, el compromiso, la resolución de problemas y el manejo de sus emociones.

Aproveche la oportunidad de compartir tiempo de aprendizaje con sus hijos. Hágales saber que, sin importar la situación, la familia está para ayudarse mutuamente, desde el corazón y con afecto.

Demuestre amor incondicional por sus hijos, que ellos sepan que son más importantes que sus tareas o calificaciones

Logo MaxionlineMás en Paseos que despejan la mente

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: