fbpx

Es una herramienta cada vez más necesaria para los niños y jóvenes. Su uso requiere de la guía oportuna de los padres. 

Por Maritza Crespo y Diego Tapia F. Psicólogos Clínicos / iryse.org

 

Revista MaxionlineLa pandemia y el contexto actual ponen en evidencia que existen fenómenos contemporáneos que ponen en riesgo nuestros hogares. Como el riesgo al que nuestros niños y jóvenes se ven expuestos cuando navegan por la Internet.

Si bien esta plataforma de comunicación, indispensable hoy en día, no es buena o mala, a los padres se les dificulta tener el control sobre el contenido que sus hijos pueden consumir en el universo virtual.

La seguridad personal y familiar

Espacios como Facebook, Instagram, YouTube, Snapchat o TikTok son ahora lugares de encuentro y diversión para los jóvenes. Al ser redes masivas, se convierten en espacios para la exposición de la vida personal de sus usuarios y, al mismo tiempo, en ventanas para mostrarse. “Mientras más likes, mejor”.

Lo que se busca es que la experiencia de nuestros hijos sea positiva en estos espacios. Es útil que los padres los conozcan, sepan cuáles son sus objetivos y cómo están construidos. Conocer y compartir (ser “amigos” o “seguir”) a los hijos en sus redes, ayudará a familiarizarnos con los contenidos a los que acceden y comparten. De esa forma, se puede conversar, e incluso guiar, su uso de forma más positiva.

¿Hay más peligro dentro de la Internet que fuera? Esto es relativo. Todos estamos expuestos a riesgos, es parte de la vida.  Lo importante es tener herramientas para enfrentarlos de forma asertiva y estar alerta.

Canal abierto revista MaxionlinePara apoyar a nuestros hijos frente a los peligros en el ciberespacio, es fundamental tener un “canal abierto” entre padres e hijos. Abrir un diálogo honesto, con confianza y positivo. Hablar de los problemas o peligros, sin miedo, con frontalidad y claridad, ayudará a los jóvenes. Les permitirá saber que hay adultos que los comprenden y protegen. Así, estarán conscientes al usar estas plataformas y sabrán qué hacer en caso de riesgo.

Para prevenir y actuar

Los hijos son distintos a los padres y tienen derecho a actuar y pensar de formas diferentes, asumiendo sus propias responsabilidades. Escucharlos y observarlos con atención e interés para comprenderlos ayuda a conocer lo que sienten, piensan y viven. Hacerlo puede ayudar a prevenir o intervenir frente a los riesgos en la Internet, sin ingenuidades.

1-. Si las señales muestran que algo pasa, se debe tomar acción, explicando el riesgo, sin rodeos. Las redes sociales tienen canales para la denuncia de material peligroso y es necesario usarlos en compañía de nuestros hijos, explicando bien qué es lo que sucede, qué hay que hacer para evitar este tipo de situaciones, protegerse y las razones para un posible bloqueo.

2-. El diálogo que surge del compromiso, amor y respeto por los hijos es la mejor herramienta para la protección y autoprotección. Deben saber que pueden contar con sus padres permanentemente.

3-. De la forma en cómo encaremos los problemas y cómo hablemos con nuestros hijos depende la confianza que nos tengan. También los gestos y el lenguaje no verbal son fundamentales para fortalecer la relación respetuosa y responsable. El miedo, la incertidumbre y la preocupación pueden manifestarse de forma no verbal, con gestos agresivos o evasivos, que trasmiten más que las mismas palabras.

4-. Para ello, es necesario tener, como adultos, claridad sobre lo que estamos sintiendo. Hay que darse un tiempo para procesar los sentimientos antes de explicarles a nuestros hijos, con las palabras adecuadas, lo que produce en nosotros determinada situación. Mostrarnos vulnerables no es negativo, siempre y cuando podamos poner en juego los recursos asertivos con los que contamos para encontrar salidas o respuestas que aporten positivamente.

revista Maxi online5-. El diálogo nos conecta con las personas, crea seguridad y confianza. De cómo reaccionemos cuando nuestros hijos han sido expuestos a algún contenido inapropiado en la Internet, dependerá el que ellos puedan entender y protegerse. Un diálogo franco que busque ‘poner palabras’ y dar significados les ayuda a darse cuenta que pueden hablar y contar con sus padres para cuidarlos y protegerlos. Este diálogo amoroso es clave al ofrecer herramientas útiles que ayudarán a su autoprotección.

 

El uso inadecuado de datos de los usuarios y la exposición a ciberabusadores es real para todos los miembros de la familia.

maxionline  Siga con más en ¨Habilidades esenciales ¨

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: