Diviértase con sus pequeños realizando juntos los quehaceres del hogar. Designar tareas en la lavandería es una excelente forma para motivar a que se conviertan en jóvenes responsables.

lavanderia

No hay edad más conveniente para motivar a los hijos para que ayuden con los quehaceres domésticos que la niñez. Durante esta etapa puede crear en ellos buenos hábitos de limpieza y fomentar su disciplina y autoestima.

Una forma práctica para iniciar estas costumbres es mediante el trabajo en la lavandería. Para evitar resistencia de su parte, puede manejarlo a manera de recreación, cambiando las actividades de acuerdo a sus edades.

En el caso de los más pequeños puede iniciar como un juego de coordinación de prendas y reconocimiento de colores. Le pueden ayudar a separar la ropa blanca de la colorida y colores ligeros de los oscuros. También se pueden encargar de meter o sacar las prendas de la secadora, emparejar medias y ayudarle a doblar toallas. Proponga también que cuenten el número de prendas y las guarden ellos mismo.

Cuando sus niños sean más grandes puede hacer que se encarguen de doblar su propia ropa y, cuando pasen los 10 años, puede designarles más responsabilidad y enseñarles a que usen la lavadora o la plancha.

Para asegurarse de que hagan todo esto sin problemas o berrinches, puede manejar un sistema de recompensas. Dibuje un cuadro con lo que pueden conseguir si se portan colaboradores y serviciales y cuélguelo en un lugar donde lo puedan ver constantemente, como la puerta de su cuarto.

Aproveche estos momentos de trabajo en equipo para acercarse a sus niños. Converse con ellos de cómo van en el colegio, discutan sobre sus gustos mutuos y sus películas favoritas. El trabajar juntos le brindará momentos inolvidables junto a sus pequeños.

Consejo: Recuerde mantener el detergente fuera del alcance de sus niños, en particular de los más pequeños.

 

Adolecente lavanderiaAdolescentes colaboradores

Conseguir que sus hijos adolescentes ayuden en la casa puede desembocar en problemas, en particular si no tienen la costumbre de colaborar con los quehaceres. Para lograr que laven su ropa y realicen otras tareas puede razonar y negociar con ellos. “Negocie” con ellos para que cada vez que laven su ropa obtengan algo de libertad, como horas más flexibles para pasar el rato con sus amigos o algún tipo de remuneración por su ayuda. De esta manera también podrá disminuir conflictos cuando busquen su prenda preferida y esta esté sucia. Ya no será su problema.

 

 

 

Logo Maxionline Siga con más contenido en ¨Limpieza y sueño profundo¨

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: