Los estados emocionales que transita la madre durante el embarazo impactarán de una u otra forma en el ser en gestación.

Bebe consulta revista maxi

EL PROCESO DE GESTACIÓN

Es innegable la estrecha relación que se da entre madre e hijo. Durante el proceso de gestación, la madre es para él su ambiente, su lugar de subsistencia. Entonces todo lo que vive en el tiempo de gestación, así como también la forma en que ella percibe la maternidad y a sí misma como madre, serán temas que, de una u otra manera, impactarán en ella y en su hijo o hija por nacer.
Estos hechos o pensamientos, se traducirán en sentimientos y emociones que serán transmitidas.

EN LA CONSULTA

Las situaciones por las que ha transitado una persona intuyen y, en algunos casos, determinan la forma de verse a sí misma y de relacionarse con el entorno, simplemente porque estas situaciones van formando las ideas que tenemos sobre el mundo; nuestros paradigmas, que son las creencias que tenemos sobre diversos temas, van generando nuestra realidad.
En el tiempo intrauterino, la madre transmite estos paradigmas a través de la estrecha conexión que tiene con su hijo o hija que está por nacer.

EL BEBÉ EN FORMACIÓN

Cualquier enfermedad que contrae la madre en el momento de la gestación, de una u otra manera, alterará la estabilidad de este proceso.
Hay enfermedades que, dependiendo de su gravedad, dejarán secuelas de por vida en
el gestante y, en el peor de los casos podrían poner en riesgo su existencia. Ahora se sabe, a través de múltiples investigaciones realizadas por décadas, que lo biológico no está separado de lo emocional. Entonces, los estados emocionales que transita la madre durante el embarazo impactarán de una u otra forma al ser en gestación, no solamente en su psicología, sino también en su biología.
En la consulta psicológica se puede constatar que lo que le sucede a una persona durante su proceso de gestación puede perdurar durante la vida. Por ejemplo, en casos de personas que han sido adoptadas y que no lo saben, puede haber una sensación de vacío y dolor que nada tiene que ver con su crianza, ni con la relación con los padres adoptivos, ni vida en familia, y sin embargo, la persona experimenta una inexplicable sensación de abandono.
Cuando los especialistas investigan más sobre el tiempo de gestación y los primeros días de vida, se encuentran con la realidad de que la adopción puede ser impactante. Sin embargo, a la larga la verdad genera paz. Al conocer lo que ocurrió de manera temprana, las cosas cobran sentido, no hay mayor dolor que aquel que no puede ser explicado.

Bebe en formacion revista maxi

AMBIENTE POSITIVO

La mujer que se encuentra embarazada y su pareja pueden generar un ambiente positivo y nutricio para el nuevo ser. Si la pareja procura que su vida sea en armonía y comprensión, estará dando pasos positivos para la salud psíquica y física de su hijo o hija.
Durante el tiempo de gestación se están colocando los cimientos de una vida, y por lo tanto, la pareja debería propender a una atención integral de su salud.
Así como la madre, por la salud física de su próximo bebé, se alimenta bien y equilibrada- mente, duerme su ciente, toma vitaminas que buscan el buen desarrollo, la pareja en conjunto puede hacer mucho.
Es importante generar juntos prácticas que permitan una buena salud psicológica. Tener tiempo para relajarse, para compartir, para disfrutar plenamente de la gestación y de la compañía del otro, contar con espacios de esparcimiento y alegría, realizar actividades que generen estados de ánimo positivos.
El tiempo de gestación puede durar como máximo nueve meses y una posibilidad es hacer de esa experiencia única, algo inolvidable.

LO QUE SE ENCUENTRA PENDIENTE

Si el embarazo trae consigo temas pendientes que no han sido superados del pasado, entre ellos, dudas sobre si se podrá llevar a cabo el rol de madre o de padre, puede ser que surjan recuerdos de la infancia acompañados por sentimientos de añoranza, pesar o incluso dolor. También puede ser que se ponga en duda la elección de vida que se ha hecho hasta el momento, la elección de pareja, incluso la elección sobre tener un hijo o hija; el proceso de gestación también impacta en los padres del futuro bebé. Si cualquiera de estas inquietudes surgen durante la gestación, será necesario buscar ayuda psicológica. Recuerde que es absolutamente normal sentir miedo al cambio, aunque este pueda traer mil cosas buenas a la vida.
Lo que nos saca de nuestro estado de comodidad puede generar algún tipo de crisis. Así que buscar un espacio donde se pueda verbalizar las dudas y temores, un espacio de contención, nunca está demás.

RESPONSABLES DE NUESTRA FELICIDADBebe responsables

No necesitan estar esperando un bebé para que un hombre y una mujer puedan darse cuenta de lo que requieren sanar en sus vidas. Si sienten que algo no encaja, si saben que en su nacimiento o gestación pasaron eventos traumáticos para su familia, incluso si su concepción por alguna razón estuvo marcada por eventos emocionales fuertes, cada uno es responsable por generarse bienestar y equilibrio. Busquen sanar y encuentren la forma de vivir siempre mejor.

Por: Dra. Paola Ayala Vera • Psicóloga Clínica

 

Logo Maxionline Siga en El encuentro de pareja como un camino de crecimiento

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: