Skip to main content

Revista Maxi - Sobreprotección

Lejos de criar hijos felices, confiados y seguros, la sobreprotección produce el efecto contrario.


Revista Maxi - SobreprotecciónProteger a los hijos de cualquier daño es la prioridad de todo padre. Sin embargo, se puede caer en el extremo de ser sobreprotectores. Es responsabilidad nuestra encontrar el equilibrio y reconocer la diferencia entre proteger y sobreproteger.

En general, hablamos de madres sobreprotectoras porque son ellas, más que los padres, quienes tienen esta tendencia a cuidar exageradamente a los hijos. Emocionalmente se adhieren a sus hijos y se sobre-responsabilizan de su vida. Esto puede desembocar en chicos con baja autoestima y débiles psicológicamente, que al menor obstáculo que encuentran, se rinden.

Las madres sobreprotectoras son mujeres desconfiadas, que proyectan sus miedos en sus hijos. Generalmente, en su niñez fueron también sobreprotegidas y ahora de adultas, quieren evitarles a sus hijos malos sentimientos.

Están constantemente encima de ellos y se creen indispensables, por lo que se responsabilizan de todas o casi todas las tareas.

¿Cómo saber si se ha cruzado la línea entre protector o sobreprotector?

Para ello, usted debe ser muy sincera consigo misma, si se identifica con las siguientes características de una madre sobreprotectora:

  1. Trata de ser imprescindible para sus hijos en cualquier situación.
  2. Busca la forma de evitar que sus hijos se frustren, por lo que los complace en todo.
  3. Soluciona sus problemas y asume sus tareas, aún cuando ellos pueden hacerlo.
  4. Justifica los actos de sus hijos cuando sabe que no son correctos y no permite que se equivoquen.
  5. No pone límites a sus demandas y les limita su autonomía.
  6. Se siente responsable por todo cuanto les ocurre.

Revista Maxi - SobreprotecciónRevista Maxi - SobreprotecciónEl deseo de cuidar a los niños está intrínseco en cada padre y es un reto diario y permanente. Las causas por las que se puede desarrollar la sobreprotección son diversas, como la llegada de un hijo que fue muy deseado, un embarazo complicado, la enfermedad de un hijo, la edad o la personalidad de los padres todos son factores que pueden interferir.

Los hijos sobreprotegidos se caracterizan por ser niños dependientes de sus madres. Presentan características como bajo control de sus emociones, nula tolerancia a la frustración, egoísmo, egocentrismo, dificultad para interactuar con los demás e inconvenientes para desarrollar sus potencialidades.

Revista Maxi - SobreprotecciónUsted puede ser precavida para evitar que sus hijos pasen por experiencias desagradables, sin embargo no siempre debe pensar que todo va a salir mal.

La seguridad es vital para los niños, pero eso no quiere decir que se tenga que obsesionar con ella. Sus hijos necesitan vivir libremente sin sentirse vigilados todo el tiempo, tomar sus propias decisiones, cometer errores y aprender de ellos.

Para dejar de cuidarlos excesivamente es esencial confiar en ellos. Permítales que decidan por si mismos, empodérelos y hágales sentir que si pueden y que no necesitan que esté pendientes todo el tiempo. Es importante evitar controlarlos excesivamente. Deje que disfruten de las cosas y respételos.

La sobreprotección se vuelve perjudicial cuando no permite que los niños se desarrollen emocionalmente y limita su evolución social, a la vez que les impide alcanzar la madurez adecuada.

Revista Maxi - Sobreprotección

Logo maxi¿Ya viste nuestra sección de Bienestar?

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: