jueves 30 de junio de 2022

Cuídese y cuide al resto

Cuídese y cuide al resto

Cuídese y cuide al resto

Ahora que los niños vuelven a la escuela, hay que inculcar buenos hábitos desde casa, por el bienestar común.

Después de más de un año en el que, según las estadísticas de UNICEF, el 91% de estudiantes de todo el mundo tuvieron que dejar de asistir a clases presenciales, en Ecuador se ha autorizado el retorno progresivo a las aulas y nuestros hijos e hijas tienen la posibilidad de retomar algo de normalidad en sus vidas.

¿Es seguro para mis hijos volver a las aulas?

es-seguro-volver-a-las-aulas-cuidese-y-cuide-al-resto

Como padres, es importante tener en cuenta que el regreso a las aulas será distinto a lo que los niños y adolescentes puedan tener como expectativa. No será lo mismo que antes de la pandemia y requerirá el compromiso, no solo de los adultos de la institución para cumplir las nuevas reglas, sino, sobre todo, de que los niños y adolescentes cumplan, conscientemente, con las normas de bioseguridad que la institución educativa socialice.

En ese sentido el compromiso de los padres, de conversar reflexivamente con sus hijos para que se cumplan los parámetros establecidos, es fundamental.

¿Es mejor para mis hijos quedarse en casa?

es-mejor-para-mis-hijos-cuidese-y-cuide-al-resto

Sin duda, la escuela presencial es mejor que la no presencial. La educación va más allá de lo que el maestro pueda ofrecer. Está relacionada, fundamentalmente, con el relacionamiento positivo que se experimenta en los espacios escolares.

El niño y adolescente en la escuela y colegio, no solamente aprenden sobre matemáticas o historia, también ponen en juego habilidades sociales, emocionales y relacionales, fundamentales para su vida presente y futura.

La pandemia no solamente ha generado daños en la salud física de muchas personas alrededor del mundo. El impacto ha sido en la salud mental de millones de personas y, especialmente, en los menores de 18 años, que han visto restringidos sus espacios de vinculación y relacionamiento social, lo que ha traído consecuencias graves.

¿Qué debe hacer la escuela para garantizar la seguridad sanitaria de mis hijos?

que-debe-hacer-la-escuela-cuidese-y-cuide-al-resto

• Tener en cuenta el aforo de estudiantes y organizar los horarios de manera que la asistencia sea respetada, tanto en la instalación completa como en cada aula de clase.

• Escalonar el comienzo y el cierre de la jornada diaria escolar, de tal manera que no coincidan todos los estudiantes al mismo tiempo al entrar y salir del plantel.

• Definir las horas de recreo y refrigerios en cada jornada de clases, de manera que los espacios abiertos no estén saturados de estudiantes.

• Priorizar las clases al aire libre y no dentro de las aulas, con dos objetivos fundamentales: el primero garantizar la ventilación y evitar posibles contagios, y el segundo contrastar con la sensación de encierro que muchos niños y adolescentes tienen por haber permanecido varios meses dentro de sus casas.

• Garantizar que los baños e instalaciones de saneamiento de las instituciones educativas estén preparadas para el retorno a clase y sean seguras. Esto requiere tener suficientes espacios para lavado de manos, agua potable disponible, distanciamiento físico, insumos para la seguridad de los docentes, personal administrativo y de servicios dentro del establecimiento y, muy importante, asegurarse que todos tengan sus dos dosis de la vacuna.

• Adicionalmente, debe existir un protocolo para el uso de transporte escolar que garantice la seguridad y la salud de los ocupantes de los vehículos.

¿Qué puedo hacer como padre de familia para que la experiencia de retorno a clases de mis hijos sea positiva?

que-puedo-hacer-como-padre-cuidese-y-cuide-al-resto

• Dotarles de lo necesario para que puedan protegerse: mascarillas, alcohol gel y materiales educativos necesarios, de manera que no tengan que compartir y así evitar el contacto innecesario.

• Iniciar un diálogo que permita establecer las responsabilidades de cada hijo en su propio autocuidado. Esto implica dejarles claro que la pandemia no ha terminado, que ellos deben protegerse y proteger al resto y que es fundamental seguir los lineamientos que docentes y autoridades indiquen.

• Darles acompañamiento y soporte emocional si se presentan bajones de ánimo y problemas de adaptación vinculados con las secuelas académicas que deja la pandemia.

• Ahora que los hijos retornan al colegio, las rutinas que sirvieron durante el confinamiento deben ser cambiadas y establecer otras, que permitan que el retorno a clases sea más positivo para los niños y adolescentes.

• Tener contacto estrecho y constante con el/la profesor/a de nuestros hijos. Esto permitirá conocer cómo el retorno a clases está impactando a nuestros hijos e hijas y poder coordinar acciones en su beneficio.

¿Qué puedo hacer si mi hijo/a tiene problemas al volver a clases presenciales?

que-puedo-hacer-si-mi-hijo-cuidese-y-cuide-al-resto

Debemos tener en cuenta que un adolescente o un niño enfrentan los problemas de manera diferente a un adulto y que su respuesta no siempre es la que los padres podrían esperar. Ayuda establecer un ambiente familiar positivo, que propicie el diálogo, la alegría y la escucha sin prejuicios ni presiones. Que sientan que pueden contarle todo a sus padres sin temor a preocuparlos, asustarlos o enojarlos.

Mostrarles su respaldo incondicional y manifestar explícitamente que no es extraño ni ‘anormal’ sentir miedo, ansiedad o sentimientos encontrados con esta nueva etapa, ayudará para que los niños y adolescentes puedan readaptarse a la escuela y adaptarse a la nueva forma de recibir clases.

Establecer nuevas rutinas, incorporarlos a actividades en familia e involucrarse más activamente en la vida extraacadémica de sus hijos es una buena opción para acompañarlos en el retorno a las aulas. Y, sobre todo, hacerles sentir de manera congruente que cuentan con la confianza, el amor, el acompañamiento responsable, la aceptación y el respeto de sus padres.

Maritza Crespo y Diego Tapia F.

Psicólogos Clínicos
098 706 2628

Comparte este artículo en:

Comentarios

Deje su respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.