Todo listo para recibir a los invitados

0
90

Celebrar en casa es un placer. Aunque ser el anfitrión
puede resultar estresante, es importante disfrutar de la invitación en todas sus fases.

Revista Maxi - anfitriónCuando se trata de organizar un evento en casa, la improvisación nunca es buena idea. La importancia de planearlo con antelación se manifiesta cuando empiezan los nervios y los errores. Si bien puede parecer un proceso sencillo, hay algunos factores de por medio que son claves para que usted y sus invitados tengan la mejor experiencia.  A continuación, le presentamos algunas recomendaciones para que el resultado de este gran día sea memorable.

Reunión en casa

Las reuniones son encuentros sociales que enriquecen la vida de las personas. Lo más distintivo en ellas es que cada familia las organiza de una manera diferente y especial, atribuyéndoles sus propios valores de unidad. Y lo más valioso es que a través de ellas, se tiene la oportunidad de compartir con quienes más queremos, fortaleciendo sentimientos de amor y pertenencia.

Ahora que se avecinan varias celebraciones –como las Fiestas de Quito, la Novena y diversidad de acontecimientos por Navidad o Año Nuevo– qué mejor forma que conmemorarlas en unión con nuestros seres queridos en casa. Son fechas importantes de festejar, cada una a su manera, pues el encanto está en rememorar, año tras año, el placer de sus olores y sabores.

Una de las reuniones tradicionales en Ecuador es compartir y rezar la Novena. Esta costumbre católica, que durante nueve días reúne a la familia a celebrar la pronta llegada del Niño Jesús. Además de preparar los villancicos, las panderetas y las maracas, le recomendamos decorar la casa con flores rojas y combinarlas con manteles verdes para recrear un ambiente navideño.

Asimismo, en estas próximas festividades, de seguro usted o múltiples miembros de su familia inmediata tienen variedad eventos navideños planificados, como: reuniones con los compañeros de la universidad, el amigo secreto o el agasajo de la oficina. Es de lo más común que estos se realicen en un hogar y si se ofrece a organizarlos, de seguro ganará puntos con todos.

Finalmente, la celebración de Año Nuevo se resume en buena música, un menú contundente y una selección de bebidas. Recuerde dar vida a su ‘año viejo’ o monigote para despedir el año pasado y empezar de la mejor manera, con una fiesta llena de emoción y buenas energías.

¿Cómo ser un buen anfitrión?

Ser el organizador de un evento dista de ser una tarea fácil. Recuerde que usted es responsable de generar una experiencia agradable, disfrutar de sus invitados y transmitir el calor del hogar. Por ello, la invitación debe tener un “sello propio”.

Esto significa que, para hacer sentir a los demás a gusto, primero debe sentirse bien usted. Por eso la importancia de organizar algo que se adapte a su estilo y forma de ser.

Planifique un evento en seis pasos:

1. Motivo del evento:

Siempre hay diferentes razones para juntarse con los más queridos a celebrar, por eso es importante determinar la temática que será el eje durante la reunión.
Tome en cuenta que es muy diferente organizar una reunión íntima que una fiesta.

2. Número de invitados:

El tamaño del acontecimiento irá condicionado por el número de asistentes. Hay que tener en cuenta que mientras mayor sea el número de personas, más presupuesto será necesario destinar. La amplitud del espacio donde lo realizará también tendrá que ser considerado.

3. La primera impresión es la que cuenta:

La mejor forma de ver dónde está el desorden es salir de la casa y entrar nuevamente para observar aquellos objetos que los invitados verán a primera vista. Primero, ocúpese de arreglar eso y luego avance ordenando los espacios que ellos visitarán.

4. Cuidar todos los detalles:

Sea detallista de principio a fin. El espacio, la decoración, la luz, la comida y la música jugarán un papel importante. Todos estos elementos influirán a que sea una experiencia única y que quede registrada en la memoria de los invitados.

5. Selección del menú:

Existe una oferta gastronómica para cada ocasión. Puede ser un brunch, almuerzo e, incluso, una cena o cóctel.

Aunque depende de factores como el presupuesto o la cantidad de invitados, lo más importante es complacer a los comensales con una variedad de opciones y suficiente comida para que no se queden con hambre. Recuerde que las bebidas tienen que emparejar con lo que va a servir.

6. Contar con un plan B:

En todo evento, el factor imprevisto o problema debe estar contemplado. Por ello, si tiene un plan B en referente a la comida, por ejemplo, evitará contratiempos irremediables

Logo MaxionlineUn Ecuador más saludable

DEJE UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí