Sara sueña en los Siete mares

0
5

Con perseverancia y trabajo duro Sara Palacios logró alcanzar una gran meta, dejando en alto el nombre del Ecuador.

El agua es el hábitat de Sara Palacios. A los ocho años se inició en la natación competitiva y desde hace cuatro años se planteó un reto personal, que la ha permitido superarse a sí misma: nadar en las aguas abiertas de los Siete mares.

Cuando habla de su pasión, vibra, sus ojos transmiten alegría y su voz es fresca. Conversamos con ella, días después de su viaje a Los Ángeles, en donde nadó 33 kilómetros hacia la Isla de Santa Catalina. Esta fue su segunda conquista de natación en aguas abiertas.

Revista Maxi - Sara PalaciosEn 2018, la atleta ganó notoriedad al ser la primera mujer ecuatoriana en cruzar el Canal de La Mancha, después de 20 años que un compatriota-varón lo lograra. “Esto, para mí, fue un hito en mi vida y un sueño cumplido. Lo gestioné por un año, preparándome física y mentalmente. Aprendí a comer en el agua. Es una gran logística, se debe contratar a un capitán y a un bote acreditado. Es un mar frío y de corriente”.

Pero Sara no siempre tuvo certeza sobre la natación. Aunque dedicó su niñez y adolescencia a la natación competitiva, hizo un alto cuando ingresó a la universidad para estudiar Gastronomía. Luego emprendió un negocio en esa rama, pero no funcionó y cuando nació su hija Manuela, dedicó su energía a la maternidad.

En ese momento, la natación pasó a un segundo plano. Vivió un tiempo difícil en lo personal pero, como en su caso, todos los caminos la llevaron al mar. Recibió la invitación de una amiga para participar en la competición ‘IronMan’. Ahí sintió que eso era lo que más disfrutaba y supo que su vocación estaba en el agua. Así que se puso en forma, dejó la vida de chef atrás y se planteó nuevo retos. “Como mujer, me costaba asumir que sí lo podía hacer, porque a veces en esta disciplina los hombres sí tienen una ventaja en lo físico. Sin embargo, la natación requiere de mucha concentración y capacidad mental. Así que me convencí y definí que ese sería el primero de Siete mares”.

Su reto de conquistar los Siete mares está en marcha. A pesar de que no tiene apoyo estatal, ha recibido el auspicio de la empresa privada y principalmente de su esposo y sus padres. Se considera una Embajadora del Ecuador. A donde va, lleva la bandera de su país y explica sobre las maravillas
de su tierra.

A Sara le encanta saberse mujer y fuerte. Espera inspirar a que más mujeres elijan la natación de aguas abiertas y que en el país se desarrolle esta forma de hacer natación. En el mundo, apenas 14 personas han conquistado los Siete mares y la mitad son mujeres. Es una actividad de largo aliento y de mucha fortaleza mental. Sara Palacios, en unos años más, estará en esa lista.

La atleta comenta que a veces pensó que, después de ser mamá, su obligación era estar con su pequeña únicamente. Pero ahora sabe que es importante tener sueños propios y ponerles toda la fuerza y toda la pasión para llevarlos adelante.

“Ver flamear la bandera amarillo, azul y rojo en los botes que me acompañan me emociona y motiva en mis travesías”

Lleva un mensaje potente sobre el soñar, sobre definir la vocación y luchar. No por medallas, ni aplausos, sino el saberse capaz, perseverar y ser grande en lo que eligió para su vida: el mar y la natación.

Logo MaxionlineSonríale a la vida

DEJE UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí