Insomnio y cómo combatirlo

0
40

Un trastorno de consecuencias graves, que puede
ser tratado con diversas medidas específicas.

Un descanso reconfortante cada noche es imprescindible para cuidar al cuerpo, despertar con energía, mantener un buen estado anímico y tener una jornada laboral productiva. El insomnio interfiere en estos aspectos y en varias facetas de la salud a corto y largo plazo. Hay mucho que puede hacer para erradicarlo.

¿QUÉ ES?
El doctor Diego Tapia, especializado en Medicinadel Sueño, define al insomnio como un trastorno caracterizado por la dificultad para iniciar o mantener el sueño. “Puede ser medido de forma cualitativa y cuantitativa. Se puede dormir una cantidad adecuada de horas pero, si la calidad de sueño fue mala, no se descansa bien. Este es el sueño cualitativo. Y si se duerme, pero faltan horas adicionales para descansar, se torna en
algo cuantitativo.

¿POR QUÉ SUCEDE?
El especialista asegura que, por lo general, el insomnio no tiene causa, pero se lo ha asociado a otras condiciones médicas. Puede ser un efecto de algún disturbio psiquiátrico como depresión o ansiedad, apneas de sueño o al hipotiroidismo, entre otros.
Este trastorno ha sido catalogado en tres subdivisiones: El insomnio paradoxal, que es la mala percepción del sueño. El paciente no percibe las horas que durmió y cree que no durmió lo suficiente. El psicofisiológico se refiere a cuando hay estrés, ansiedad o alguna preocupación persistente que genera insomnio. Y el idiopático corresponde a cuando la persona no sabe explicar su insomnio. “Es el cuadro clásico de la mayoría de pacientes,
que no saben por qué no consiguen dormir”.

Este trastorno ha sido catalogado en tres subdivisiones: El insomnio paradoxal, que es la mala percepción del sueño. El paciente no percibe las horas que durmió y cree que no durmió lo suficiente. El psicofisiológico se refiere a cuando hay estrés, ansiedad o alguna preocupación persistente que genera insomnio. Y el idiopático corresponde a cuando la persona no sabe explicar su insomnio. “Es el cuadro clásico de la mayoría de pacientes,
que no saben por qué no consiguen dormir”.

LOS SÍNTOMAS
La persona tiene dificultad para iniciar o mantener el sueño. No duerme lo necesario para
descansar el cerebro. Inicialmente, puede estar somnolienta y con necesidad de dormir durante el día.

En fases más avanzadas, comienza a levantarse irritado y con dolor de cabeza. Se le olvidan las cosas, pasa malgenio y es susceptible a cometer errores en el trabajo.
Todo esto genera estrés y se crea un malestar que es llevado a la hora de dormir, lo que hace que empeore el insomnio.


Lo que puede hacer
• El experto explica que, para tratarlo, existen remedios de uso delicado y prescrito por médicos. Si el insomnio es de inicio de sueño, se pueden dar medicamentos conocidos como hipnóticos ansiolíticos, antipsicóticos y antidepresivos en dosis bajas.

• Junto con estos remedios, se debe siempre practicar la higiene del sueño, que corresponde a un tipo de terapia, cuyo objetivo es encontrar los hábitos inadecuados que el paciente tiene sobre el descanso. “Otra alternativa es la melatonina, pero siempre con indicación médica”.

• Hay ciertos hábitos cotidianos que lo pueden empeorar y es mejor evitarlos. Hacer siestas durante el día, mantener una alimentación pesada o beber un exceso de líquidos en la noche, cerca de la hora de dormir.

“Si hay problema con el sueño, siempre debe consultar a un especialista y nunca automedicarse”


Diego Tapia Albuja

• Médico cirujano por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. • Especializado en Neurología y Medicina del Sueño por la Universidad de São Paulo, Brasil. • Consulta privada en Insomnolab, Clínica del Sueño.