Espectaculares ojos que deslumbran

0
10

Preparar los ojos para las sombras es un paso clave que le permitirá lograr el maquillaje que desea.

Revista-Maxi---expectaculares-ojos-que-deslumbran

Un maquillaje fabuloso en cualquier ocasión es posible. Luego de preparar la piel, disimular imperfecciones, unificar el tono y dejar la piel del rostro impecable, es el momento de concentrarse en los ojos. Antes de aplicar cualquier sombra de color, alistar los párpados es un paso trascendental, muchas veces ignorado. Para que sus ojos luzcan espléndidos, tome en cuenta las siguientes sugerencias. Presentamos la cuarta entrega de nuestra Escuela de Belleza.

Miradas que cautivan

Tania Maribel Escobar, maquilladora profesional, explica que, al hablar de ojos, preparar los párpados es muy importante, si busca buenos resultados. “Colocar sombras antes de alistarlo es un error. Es importante aplicar productos especiales para que los ojos luzcan perfectos y el color dure más”.

El primer paso es colocar primer para ojos o un corrector. Se lo hace con el objetivo de que la sombra se adhiera mejor, no se cuartee, dure más y la pigmentación de la sombra luzca mejor. Lo aplica con una brocha o esponja, difuminando bien y luego sellando con polvo traslucido. “Se lo hace porque los párpados son grasos. Así evitaremos los pliegues”.

Luego, hay que colocar un poco de color. Se inicia con un tono de transición, entre el color natural y el tono de la sombra que se va a colocar después. Un color o dos más oscuros que la piel. Se lo aplica con una brocha difuminadora redonda. Se debe utilizar el producto, siempre retirando los excesos. “Aplíquelo en el hueso del cóncavo del ojo, debajo de la ceja, desde la parte externa, hacia la interna”.

Cuando ya obtenga la concentración de color deseada con el tono de transición, se finaliza la difuminación con movimientos circulares. Para continuar, aplique un segundo color, un poco más oscuro al de transición. Colocarlo con una brocha pequeña redonda difunidadora, de pelo más largo, es lo correcto. Se coloca en la cuenca del ojo con la brocha un poco levantada, para no perder el color de transición. Hay que aplicarlo suavemente y siempre difuminando.

Este procedimiento finaliza con un degradé de colores. “El secreto es volver a la brocha difuminadora redonda, sin usar más producto. Hay que atenuar los bordes y terminar de difuminar, logrando así una transición de color perfecta”.

Esenciales de belleza

DEJE UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí