Cuide la línea en las fiestas

0
11

Que las festividades de diciembre no se reflejen en su peso. Estas sugerencias le permitirán mantenerse esbelta y disfrutar de todas las delicias navideñas.


SALUDABLE AMANECER: Un desayuno de campeones, con frutas, vegetales, proteínas y buenos carbohidratos es el secreto que mantendrá a su estómago satisfecho por horas. Si inicia el día alimentándose bien, a la hora del almuerzo o cena navideña no llegará excesivamente hambrienta y evitará sentirse tentada de devorar sin conciencia todas las delicias disponibles.


SEPA QUÉ COMER: Una cena navideña completa puede acumular unas 6000 calorías. Es tres veces lo que una mujer de estatura y peso promedio debe comer al día. Por ello, controlar las porciones es esencial. Si tiene la opción escoja un plato relativamente pequeño.

Dedique un cuarto del espacio al cárnico (la carne de pavo es la más baja en grasa de todas las opciones navideñas) y una porción del tamaño de alrededor de su puño para los carbohidratos. Para los alimentos altos en grasa limítese a escoger porciones del tamaño de su pulgar y llene el resto con vegetales.


BEBA MUCHA AGUA: Un truquito para llenar su estómago antes de sucumbir a la tentación es tomar una botella de agua previo a la llegada a cualquier compromiso social, en el cual el eje de la reunión es la comida. Así, simulará saciedad y evitará repletarse de calorías innecesarias de las que posteriormente se arrepentirá.


CUENTE LOS BOCADITOS: Con tantas opciones altas en grasa y azúcares disponibles antes de cenar, es fácil querer probarlo todo y perder la cuenta de cuánto está comiendo en verdad. Para mantener el control tenga en el bolsillo palillos de dientes. Cada vez que tome un bocadito, cámbielo al bolsillo opuesto. Así podrá estar consciente de todo lo que come de una forma eficaz.


 

CUIDADO CON LAS SOBRAS

Las opciones de alimentos son abundantes y es fácil que le sobre bastante, particularmente si preparó la cena en su casa. No se sienta obligada a repetirlo todo al día siguiente por miedo al desperdicio. Estará sometiendo a su organismo a una doble ración de calorías excesivas. Congele las sobras para el resto de la semana y aprovéchelas para crear platos más saludables. Puede usar el pavo para preparar un consomé ligero.

 

 

DEJE UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí