AMOR CAPITALINO

0
33

Las fiestas de Quito son la celebración más emblemática de la capital. Un célebre historiador narra su evolución.

ANTES

El Dr. Enrique Ayala Mora, quien a estudiado la historia de la capital por más de 40 años, comentaque las fiestas de Quito iniciaron propiamente a finales de los años 50, cuando Radio Quito, junto con diario El Comercio organizaron una serenata a las autoridades y al Alcalde por la fundación de la ciudad. Desde entonces, la esta empezó a establecerse. “Iniciaron los bailes en las calles y un año después la Feria Jesús del Gran Poder. Pasado el tiempo se planificó el des le de la Unidad Nacional y  la Elección de la Reina de Quito. Para 1965 el festejo se había consolidado”.

El historiador explica que la esencia de las estas era muy diferente, pues tenían una ten- dencia barrial y el festejo era en las calles, que eran más seguras. Se organizaban mingas en donde el propósito era “coger las fallas” a la ciudad y embellecerla. La dimensión del evento fue aumentando pues la feria taurina se volvió famosa en el país y en el continente. La gente venía de todo el Ecuador por los toros y las actividades como concursos de coches y desfiles.


AHORA

El experto considera que la inseguridad de la cuidad es lo que cambió el carácter de las estas. Desde inicios de la década de 1990, el festejo se volvió más privado y pasó a lugares cerrados, como casas y o cinas.

“No fue un cambio brusco, pero la esencia del festejo en las calles fue decayendo. Todavía existe en algunos barrios, pero de una forma muy diferente y con muchas más precauciones. La ciudad ha crecido y la cultura de celebrar de esta forma ha ido desapareciendo”.

En años pasados el eje de las fiestas era la banda, que actualmente tiene mucha menos importancia y la decisión de suspender las corridas de toros ha sido un golpe. Ayala Mora cree que otro factor que ha intervenido es que el horario de las celebraciones se ha retrasado. “Antes era común que empiecen a las 19:00 y ahora pueden iniciar a las 23:00 o más tarde y duran hasta el día siguiente”. Esto, sumado a las restricciones, por ejemplo, en las horas de atención y la venta de licores en los establecimientos públicos, ha hecho que la esta cambie de estilo y se vuelva más cerrada.


El cronista de la ciudad resalta los hitos arquitectónicos que no se deben perder en la capital, que cumple 483 años de fundación.

Patrimonio Cultural de la Humanidad, el Destino líder de Sudamérica y Destino verde de Sudamérica son algunos de los títulos a los que se ha hecho acreedora la capital. Para Alfonso Ortiz, cronista de la ciudad, el interés y la importancia de la ciudad está dada por el centro histórico. “No hay una iglesia de la Compañía de Jesús, más que en Quito. Desde el punto de vista turístico está la amabilidad de la gente y el sentido de acogida que se da a los visitantes”. Además de estos títulos que recibe la ciudad lo más importante -dice Ortiz-, es el orgullo que los quiteños tienen por la ciudad y por el centro histórico.


MESTIZAJE

Desde el punto de vista histórico, para Ortiz la corrida de toros es una fiesta con implicaciones sociales muy altas, tanto así que todavía se las hace en los pueblos aledaños, porque la gente tiene un motivo de diversión, de encuentro y de esparcimiento. Para el historiador su falta hizo deslucir mucho a las fiestas de Quito. “No podemos negar que tenemos la mitad de la sangre española y la otra indígena.

Debemos reconocernos como mestizos y ser orgullosos de los que somos y de la herencia que nos viene de lado y lado”.


PARA VISITAR

El cronista de la ciudad recomienda los hitos arquitectónicos que un turista no puede dejar de visitar en el centro histórico: la Plaza Mayor, La Catedral, La Compañía de Jesús, la Plaza de San Francisco, la iglesia y su claustro. Los museos, la capilla de Cantuña, Santo Domingo, la capilla del Rosario, San Agustín, La Merced y calles emblemáticas como La Ronda, la Guayaquil y la Venezuela.


REGLAS

Para jugar se requieren 40 naipes, que van del 1 al 7 y las figuras J, Q y K. No se utilizan el 8, 9 y 10.
• Se pueden jugar dos o tres “chicas o manos”. Hay que ganar 2 de las 3.
• Los 4 jugadores se deben sentar en forma alternada, uno al frente del otro.Nunca juntos.
• Comenzando por la derecha, cada jugador levanta una carta. Reparte la pareja que obtenga la mayor puntuación al sumar sus dos cartas. El “As” vale uno y la J, Q y K, 10 puntos cada una.
• Se baraja el naipe y el jugador que reparte debe entregar 5 cartas en grupo, a su contrincante de la derecha.
• Si éste o cualquiera tiene “ron- da” (3 cartas del mismo número o figura), debe notificarlo.
• Cuando un jugador lanza una carta, ya no puede retirarla de la mesa. Es carta jugada.
• El jugador debe lanzar una sola carta en cada turno, si lanza dos o más, es error y “pasa la mano” con 10 puntos.
• Para saber quién obtiene los puntos, al llegar al 19 se comienza a contar 6, 7, 8… y así sucesivamente.


PUNTUACIÓN

• Dos puntos por “caída”, “lim- pia”, “caída y limpia”, o ronda.
• “Dos por dar” Si llega a 19, se premia con 2 puntos a la pareja a la que le toca repartir.
• “Caída”, únicamente cuando la carta es similar a la que lanzó el adversario del costado izquierdo.
• “Doble ronda” cuando el jugador tiene 4 cartas de las mismas. Hay dos opciones, que se premie con 4 puntos o que sea mesa. Esa decisión se adopta entre los jugadores antes de empezar el juego.
• “Limpia” Cuando un jugador levanta todas las cartas que están en la mesa.
• Si en la primera mano la pareja oponente no alcanzó a sumar 10 puntos, termina como “zapatera”.
• Se sanciona con 10 puntos (un perro) si el jugador que reparte las cartas entrega más o menos de 5 cartas a su adversario o compa- ñero. También si se reparte por el costado izquierdo.

DEJE UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí