La primera afeitada

0
19

Un hito importante en la vida de todo hombre, que requiere de una técnica específica para principiantes.

Lo ideal es afeitarse luego de la ducha, pues es cuando la piel está propicia para este procedimiento. Inicie mojando su rostro con agua tibia para dilatar los poros. Mientras la cara sigue húmeda, aplique espuma de afeitar en gel o en crema.

  • Tome una navaja nueva, de preferencia para piel sensible e inicie el afeitado por los costados, tapando la patilla con un dedo, para obtener un corte uniforme. Continúe con movimientos descendentes, con cuidado en áreas sensibles como el cuello y la línea de la mandíbula. Rasure el área entre la nariz y el labio al último.
  • Mantenga la parte plana de la navaja lo más paralelo a la piel que le sea posible, con el fin de remover la mayor cantidad de vello con una sola pasada. Realice movimientos cortos, lentos y suaves. Hacerlo de esta manera y con mucha precaución, le ahorrará molestias como cortes e irritación excesiva.
  • Al finalizar, aclare su cara con agua fría para cerrar los poros. Seque con una toalla limpia, dando palmadas suaves. Aplique un bálsamo sin alcohol para finalizar y si se cortó, coloque un astringente suave para cicatrizar.

LO QUE NO DEBE HACER

  • Evite usar la navaja al revés para afeitar en contra de la dirección de crecimiento del vello o hacerlo en diversas direcciones, bruscamente. Aunque obtenga una rasurada más pareja, estará maltratando su piel severamente.

  • Jamás use otras sustancias, como jabón de tocador para llevar a cabo este proceso. La loción para afeitar tiene propiedades especiales que cuidan su piel.

  • Si tiene acné, es aconsejable que lo haga con mucho cuidado de no lastimar el rostro y sin hacer demasiada presión. Aplique agua de manzanilla al concluir, que tiene un efecto calmante. No use las navajas por más de cuatro veces.

DEJE UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí